lunes, 31 de diciembre de 2012

El hijo del Pueblo

Querido y golpeado camarada Hugo: mi último artículo de 2012 va para ti. Seguramente no lo leerás, pero sé que estas cosas han estado revoloteándote en la mente, porque más de una vez las has gritado a los vientos. Parten de esta premisa: aunque a uno, ateo o incrédulo, a veces le provoca salir de pazguato a pedirte la bendición (una manera muy nuestra, muy sembrada en nuestra alma tan española como cimarrona, de dar las gracias y profesar respeto) tú no eres el papá (o mamá) de nosotros, no eres el taita del pueblo. Tú eres hijo de este pueblo. Eres hijo de esta historia a veces violenta y a veces cantarina. Así que en vez de padre vienes a ser algo así como hermano nuestro.
***
La idea viene galopando hace rato entre quienes hemos crecido en conciencia, y creo que fue Roland Denis quien la resumió así, como la sintetiza el título. A esa reflexión tan simple y obvia y al mismo tan profunda e irrebatible provoca agregarle una serie de detalles.
Por ejemplo, que  te diferencias de tantos taitas (caudillos, jefes, presidentes, ídolos, dirigentes) de nuestro largo proceso, en que muchos de aquellos llegaron y fungieron como conductores sin ser de los nuestros, de nuestra clase o procedencia. Boves era asturiano, Bolívar también más español que americano y además aristócrata; a Páez lo delataba el fenotipo catire y la vena goda, Zamora era rico y dueño de esclavos; de los demás bisontes mandamases de los siglos 19 y 20 muchos provinieron de nuestra entraña pero no dudaron en traicionarla, y jamás llegaron ni llegarán al pedestal que el cariño de las multitudes les reserva a los genuinos hijos devenidos conductores.
***
¿A qué viene esto, precisamente en esta hora de compartir contigo tu dolor, que también es nuestro? Ni más ni menos, mi pana, vengo a echarte un par de chismes. A mostrarte una preocupación y un hastío, pero también una esperanza. Esperanza: esa cosa que uno, que ha sido jugador, lo lleva a poner el resto sobre la mesa así parezca que no hay posibilidades de ganar. A ti te gusta en esos casos usar la expresión Jugarse a Rosalinda. Y también una vez soltaste a manera de desafío: "O como chigüire o muero arponiao". Pues en esa andamos algunos: viendo dos o tres vainas frágiles o torcidas en nuestro proyecto, pero apostando a que, se enderecen o se terminen de partir, la jugada sigue siendo la que nos andas proponiendo desde 1998 (o desde 2006-2007, que es todavía más emocionante).
***
Primer chisme: todavía hay gente nuestra que cree que tú eres nuestro papá, y que en tal carácter debemos dejar que lo conduzcas, lo decidas, lo evalúes y lo arriesgues todo, mientras nosotros nos dedicamos a aplaudir y a obedecer. Ah, y a pagar impuestos: nosotros pagamos y tus funcionarios nos hacen la Revolución.
Cositas tanto o más graves: también hay gente nuestra que cree que tú debes ser presidente para siempre porque sin ti se detiene la Revolución; gente que cree que decir Revolución es lo mismo que decir Gobierno de Chávez y por lo tanto anda aterrorizada porque cree que si Chávez no gobierna entonces se acaba la Revolución. Gente que no entendió nunca tu proyecto ni la propuesta "Democracia Participativa y Protagónica", y prefiere seguir diciendo que esto no es una Revolución porque todavía hay burgueses y porque uno camina por las calles y se encuentra un poco de MacDonalds. Compas que no entendieron (y ya no lo entenderán, ya se les hizo tarde) que tu llamado en 1997 no fue una oferta electoral sino una invitación a la acción. Traduzco: gente que no comprendió que en aquel 1997 tú no nos prometiste hacer una Revolución, sino que nos invitaste a hacerla juntos. Panas queridos que reclaman: "La Revolución me falló porque hay huecos en la calle, hay delincuencia, la escuela se está cayendo, el hospital no funciona, hay apagones", y a quienes toca gritarles en la cara: "Bueno, marico, pon a funcionar con tu gente los comités de Seguridad, Obras, Salud y Contraloría". Pero no: parece que no hemos superado la etapa infantil esa en la cual el Gobierno debe resolver esos y otros problemas mientras nosotros nos vamos de rumba o nos acostamos a dormir.
Nos la pasamos clamando por gerentes eficientes, por soluciones del Estado y las Corporaciones, y no nos percatamos de que tu propuesta consiste en ir prescindiendo de las Corporaciones y del Estado e ir construyendo gobiernos comunales en cada barrio, en cada caserío, cuadra y edificio.
Gente nuestra, y mucho pueblo antichavista, que no logró entender algo esencial: que el meollito del asunto, el cogollo central de todo ese peo de mantenerte en Miraflores, no consiste en el solo hecho de tener a alguien que nos gobierne sino que (maldita sea, por qué ha sido tan difícil entenderlo):

NOS PERMITE Y NOS INVITA A GOBERNARNOS

Pero no, el coñisimo e la madre: preferimos seguir creyendo que la Revolución se hace en Miraflores y no en la puta calle, el puto lugar de trabajo, el puto lugar donde estudiamos y bregamos: donde hacemos vida.
Muchos de nosotros siguen creyendo que la idea de volver a ganar gobernaciones y alcaldías es fortalecer esas instancias de Gobierno y de Poder. Se les hizo tarde (insisto): nunca entenderán que la idea de poner en esos espacios a chavistas leales no es atornillarlos en esos cargos sino fortalecer a los espacios que los sustituirán poco a poco a lo largo del siglo: las Comunas.
Tan vivos que parecemos y no nos damos cuenta de que para seguir dando pasos revolucionarios es preciso 1) ganar o conservar espacios de poder, y 2) evitar que los ricos y sus aliados instrumentales accedan a esas instancias. Pero que eso no significa de ninguna manera que el proyecto chavista consiste en tener un día todas las gobernaciones y blindarlas para hacerlas eternamente chavistas e inconmovibles. Nos ha costado mucho trabajo, camarada hermano, comprender que para construir una sociedad es preciso demoler la que hay, y que eso es un trabajo lento y de generaciones, pero que hay que visualizar ya: ¿cómo mother fucker vamos a ir hacia un Estado Comunal si antes no destruimos las instancias del estado burgués?
***
Sospecha: hay compas que creen que si algo no ocurre a nivel nacional entonces no es revolucionario. Que sólo cuando un Gobierno destruye a los empresarios hay Revolución.  Hace poco les mostraba a unos señores intelectuales marxistas uno de los ejemplos reales de construcción de una comuna, actual y vivo en la comunidad campesina de El Zancudo, estado Apure (tracciondesangre.blogspot.com/2012/09/historia-de-una-gente-una-laguna-y-unas.html) y les mereció desprecio: les pareció que es un caso microscópico que no acabará con el capitalismo; esto, porque desdeñan el impulso humano de difusión, reproducción y mejoramiento de experiencias. Creen que nada puede mejorarse, que todo nace y se momifica para siempre. Ellos creen que después de Lenin ya no hay más historia, que todo tiene que ser como la URSS o es reaccionario. A la formidable experiencia revolucionaria de El Zancudo la llamaron experiencia hippie. Es normal: los intelectuales burgueses, incluidos los que cobran por leer y repetir libros de Carlos Marx, nunca sabrán cuál es la diferencia entre un hippie y un campesino. Desconocen el país y al pueblo que pretenden gobernar, y pretenden someterlo a un presunto "experimento científico" contenido en manuales decimonónicos y no en nuestra realidad objetiva.
***
Te decía que entre las cosas que se nos han hecho difíciles, compa, está esa de acostumbrarnos a la idea de que algún día (en 2013, 2068, 2115 o 2342) ya tú no vas a ser Presidente de la República y sin embargo la Revolución debe continuar. Y más: algún día el antichavismo proyanqui volverá a retomar el control de ese Estado burgués que hemos tardado en demoler (porque el signo de nuestra revolución es la lentitud) y sin embargo los revolucionarios que estemos o estén vivos para cuando eso ocurra deben o debemos mantener viva la llama de la Revolución venezolana. Porque la Revolución no es una gestión de Gobierno: la Revolución es la lucha contra los mecanismos, estructuras, individuos, conductas y factores que quieren mantener vivo el capitalismo.
Hoy es relativamente cómodo hacer la revolución o sentir que uno anda en eso; pero llegará el momento en que hacer la Revolución será tan trágico como lo fue antes aquí y como lo es en otros lugares del planeta: una misión dolorosa, criminalizada, perseguida, proscrita; por hacer la Revolución nos buscarán los cuerpos de "seguridad", nos allanarán, encarcelarán, desaparecerán. Para un compañero lo suficientemente afortunado o distraído la noción hacer la Revolución puede significar hoy algo cómodo, bien visto y a veces remunerado. Vendrá el momento en que esa noción olerá a sangre y a tragedia. Pero habrá que seguir haciéndola. Ya no tendremos a VTV ni a los medios del Estado difundiendo nuestras pequeñas gestas comunitarias sino señalándolas como peligrosos gérmenes de comunismo y el terrorismo; ya no tendremos funcionarios aliados sino enemigos aplastantes. Imaginemos a Globovisión reproducido y multiplicado en las señales de VTV, Telesur y Vive: contra eso deberemos pelear. Ya se verá cómo, pero habrá que hacerlo.
***
En este momento de rumores e incertidumbre yo mantengo las dos o tres reflexiones que vengo haciendo desde 2006, en el sentido de que tú no tienes que inmolarte ni seguir alimentándonos la idea de que serás nuestro presidente por toda la eternidad. Por ahí asomaste la posibilidad de que Nicolás Maduro te suceda en la Presidencia; creo que como medida para evitar que un cachorro ultraderechista proempresarial está bien. Ya veremos si Nicolás pasa las pruebas del temple, la habilidad y el apego al proyecto, pero de momento no tendré problema en difundir la convocatoria a darle el mandato al camarada, para evitar que Estados Unidos regrese por lo que considera suyo.
***
Estos son los titulares: estás en la pelea, en tu pelea, en la que te juegas la vida. Ocúpate de ella, nosotros mientras tanto nos ocupamos de los bichos equivocaos que andan zamureando en estos días. En esa dramática alocución en la que le diste el espaldarazo a Nicolás demostraste el coraje y el sentido común suficientes para plantearlo como cosa posible: compa, si el cuerpo te pide descanso dale descanso, ya no tienes ninguna obligación con nosotros ni con nadie. Te prefiero vivo y en el chinchorro que anhelas, con la brisita llanera taladrando el mosquitero, y no sacrificándote por nosotros, que ya bastante grandecitos estamos. ¿Y la derecha que querrá venir por ti para hacerte pagar tu lealtad al pueblo? Después te cuento la sorpresa que les tenemos.
Mientras tanto, no tienes que seguir haciendo el papel de Padre nuestro, que no lo eres: tú eres hijo de este pueblo, y eso contiene una hermosa noticia: así como te parió a ti, este pueblo ha parido y seguirá pariendo carajos y carajas más arrechos y arrechas que tú. Puede que tardemos décadas o siglos antes de ver a otro de esos hijos formidables en la Presidencia de la República. Pero mientras la Historia nos lleva de nuevo a ese momento luminoso tus hermanos nos miraremos unos a otros, nos reconoceremos en esa hermandad que da la lucha de los pobres, y entonces te descubriremos multiplicado por muchos; con la autoestima alta, limpia y purificada por estos años de rebelión, nos asomaremos en ese espejo venezolano y te veremos, Chávez, reproducido en el carajito jodedor de la escuela, en la vieja que hace el mercado y regresa al rancho reventada de várices; Chávez en el jugador de truco y bolas criollas que en cada frase suelta chorros de ingenio y risotadas; Chávez en los cantores y raperos que proliferan tanto como sus coplas, líricas y versos; Chávez en la rebelión del taxista y el motorizado que en la rabia de su caos anuncian tempestades; Chávez en la tristeza de la puta y en los pequeños éxitos del ama de casa; Chávez en el albañil y en el que siembra la tierra; Chávez en los pescadores, artesanos y curanderos; Chávez en la música, en los vagos y nómadas; Chávez en la pobreza que generará otros Chávez; Chávez en las religiones blancas y en las de la resistencia; Chávez sentado en el anca de la danta y abrazado a la cintura de María Lionza, Chávez en el malandro y en el que estudia porque cree que en los libros está la salvación contra la ignorancia; Chávez en nuestras equivocaciones, contradicciones y aciertos; Chávez en todos nosotros, los que ya más nunca abandonaremos las calles.

18 comentarios:

Pablo Siris dijo...

Mi querido amigo. Gracias por poner por escrito lo que tantos que no sabemos hacerlo como tú quisiéramos decir. Fuerte abrazo!

Edward Camacho Guerra dijo...

Buenos dias, hoy 31 de Diciembre, me has hecho pensar aun mas en este proceso que vive nuestra Venezuela, y en el camino que nuestro presidente nos hace caminar. No soy Chavista pero tambien se y afirmo que no soy escualido, soy Venezolano que aplaude los logros de esta revolucion,y critica pero no hace nada tambien, por los errores diarios que tanto HDP que se hace pasar por revolucionario en empresas como Corpoelec, viajan por el mundo y al final no gerencian como deberian para hacer eficentes, como lo han sido muchachos como Vielma Mora y Dantes Ribas. Soy un Venezolano que trabaja en el exterior, manejando cosas que si te cuento dirias que soy un mojonero, pero tambien que en mi pais no tengo espacios por criticar la ineficiencia y la corrupcion.
Hoy apoyo este proceso, y en el exterior cada vez que puedo cuento lo que es nuestra Venezuela, ya que existen muchos de nuestros paisanos, que hablan mierdas que no son verdades. En Brasil se habla de Chavez como un dictador, y en actividades de integracion en los proyectos en los que participo, cuento y muestro lo que somos, cambia la percepcion.
Te deseo lo mejor....saludos.

nevifi dijo...

"compa, si el cuerpo te pide descanso dale descanso, ya no tienes ninguna obligación con nosotros ni con nadie. Te prefiero vivo y en el chinchorro que anhelas, con la brisita llanera taladrando el mosquitero, y no sacrificándote por nosotros, que ya bastante grandecitos estamos." Creo que esto traduce lo que todos queremos.
"Con Chávez todo, sin Chávez nada" pero es que "Chávez ya no es un hombre, Chávez es un pueblo".

ana maria quiroz dijo...

Oye manito,pana venezolano Jose Roberto,agradezco un monton tu expresion de coraje y valor ante lo que se viene,a uds y a nosotros los mexicanos,que al fin somos los mismos(solo q en difrentes momentos y condiciones)Bueno para mi,que te leí,me estas recordando algo tremendo;seguir la lucha q han llevado muchos otros,en particular el Comandante Hugo Chavez,sin aturdirse,aun con el corazon hecho charamusca,y los ojos con nubarrones.Claro que tienes mucha razon:...LA LUCHA SIGUE Y SIGUE..

Ramón dijo...

Hola, José, interesante esta consideración sobre el presidente. Es una verdadera lástima que se mire con desdén el trabajo que realizan los comuneros de El Zancudo. :(

Anónimo dijo...

Gracias camarada....sentidas palabras muy oportunas...que amarga despedida

Ivan Sotomayor dijo...

Coño Duque, tremendo zacudón amocional y filosófico; osea (como realmenet hablo): qué arrecho es tu artículo pal' Comandante... Es frustrante ver al enemigo y sus jalabolas o adoradores regodearse de nuestro pana enfermo, callado, casi oculto, como nunca lo hemos visto. Ojalá se sigan despertando conciencias entre nosotros los pobres en cuanto a quiénes deben dirigir nuestros destinos. Aprenderemos querernos y a gobernarnos; o moriremos en el intento (por intentarlo) o en el camino.

Un abrazo.

Irene A. dijo...

Verga hermano. Que brutal artículo. De Lo más sentido, de lo más genuino. Toca el corazón para quienes como tú, pensamos que las ideas y la acción hace rato trascendieron a un hombre para llegar a cientos. Excelente.

Krístel Guirado dijo...

Gracias Duque por ese mentazo de madre en nombre de quienes tenemos las mismas sospechas ... Krístel Guirado

Adriano Muñoz dijo...

Este articulo es un coñazo para la burguesía pero tambien un coñazo para los reformistas para las pumasrrosas. Buena reflexión

Luis Berrizbeitia dijo...

Realmente genial, compa, pues nos toca seguir en pie de lucha por derribar este estado y consolidar la revolución

Antonio dijo...

El articulo me ha encantado y me ha hecho reflexionar sobre la revolución que se libra en Venezuela, estoy totalmente de acuerdo con todo lo que planteas y sobre todo con que Chavez no solo es el presidente ni el lider del proceso, sino que es algo que va mas allá: EN CHAVEZ SE ENCARNA TODO EL PUEBLO OPRIMIDO QUE LUCHA POR SU LIBERTAD Y POR LA JUSTICIA.

Mariangel Roman dijo...

Gracias señor...! Mis deseos son sus deseos: Te prefiero vivo y en el chinchorro que anhelas, con la brisita llanera taladrando el mosquitero, y no sacrificándote por nosotros, que ya bastante grandecitos estamos...

Anónimo dijo...

Excelente articulo es quizás mucho de lo que no logramos coordinar las ideas queremos decir, que triste que como tu dices el presidente no lo va a leer y así se de cuenta de su obra EL DESPERTAR DE UN PUEBLO

Anaira dijo...

Eto diculso me hizo llorá, amo Duque, pero te voy a tené que poné dó fe de ratas:
Onde dice "porque más de una vez la has gritado a los vientos", debe dicil:"porque más de una vez las has gritado a los vientos.
Onde dice: "Chávez en la rebelión del taxista y el motorizado que en la rabia de su caos anuncia tempestades", debe dicil: "Chávez en la rebelión del taxista y el motorizado que en la rabia de su caos anuncian tempestades".
Isaura pa selvilo.

JRD dijo...

Gracias por favor, gracias

Zhandra Flores dijo...

Excelente, sentido y oportuno. Así califico este artículo tuyo. Aunque queramos a Chávez como a un miembro de nuestra familia, porque efectivamente está en cada uno de nosotros, cierto es que el proyecto revolucionario no puede estar limitado por su presencia física y muchísimo menos por una gestión de gobierno. Aunque esto parece una obviedad, sorprende leer y escuchar a muchos compas que creen que rezando, llorando y amarrando el proceso a la presencia de Chávez esto avanzará por efecto de la inercia.
Esta frase: "Chávez sentado en el anca de la danta y abrazado a la cintura de María Lionza" me hizo salir corazoncitos de los ojos, poeta malandro.
Eres uno de esos necesarísimos cables a tierra. Te quiero, admiro y respeto, en medio de mis libros y mi estudiadera pa' matar ignorancia y otras contradicciones más.

Maury dijo...

La vaina es mi querido José Roberto, que ido nuestro comandante a los que siguen este predicamento del que hablaste en el 2012, ahora los llaman traidores y entonces uno se pregunta ¿ de qué va la cosa? pues.
Cómo coño se grita a los cuatro viento que se seguirá haciendo revolución en las aldeas por cuenta y riesgo, porque hay mucho CM alcalde o alcaldesa que no sirve pà una mierda, si ese mimso camarada que chávez nos heredó, dice publicamente que los aborrece desde su corazón, en fin, ha de ser aún sin ellos y sin sus bendiciones, que tampoco es que se necesitan mucho, ya se verá cuando lleguen las próximas elecciones sean de diputados, o de referendum, o de lo que sea, entonces volverán a decir que todos somos carne del mismo tolete y que hay que apoyar la vaina, pero hoy día estos camaradas cuyas razones simplemente las respeto, son catalogados de traidores y cosas peores. Solo por intentar seguir con el legado de ética que Chávez promovió.